jueves, 6 de diciembre de 2018

Elogio del desertor o por qué los políticos siempre nos decepcionarán


"Yo nunca me hago selfies porque siempre salgo movido" (FPS, más conocido aquí como Lansky)
No hace falta, aunque es conveniente, leer El príncipe de Maquiavelo. Basta con considerar la ley de la Gravedad Social (LGS) que señala que para alcanzar los logros de la mayoría de las ambiciones de muchas actividades muy competitivas, como especialmente la política profesional, basta acatar una serie de movimientos que consisten en dar patadas hacia abajo, lamer culos hacia arriba y codazos a los lados. Así se forja una carrera política. Hay que ser obediente con el que te coloca en las listas; eso que se llama ‘aparato’ del partido. “El que se mueve no sale en la foto” soltó un insigne aparatischi que se decía progresista y socialista. Ser obediente al que te sitúa en disposición de ser elegido casi nunca es compatible, en el quehacer diario de nuestro no tan hipotético político, con ser leal a los que finalmente te eligen, tus votantes, entre el limitado repertorio que se te ofrece. 

Así, que sin obligación ni siquiera de ser corruptos ni mendaces, los políticos de carrera se ven obligados por las propias y casi inexorables leyes de la política a ser desleales con los que les eligen para ser cautamente obedientes con los que les colocan en la disposición de serlo. Evidentemente, si se reformaran las leyes y normas electorales de las democracias parlamentarias, eso se podría paliar en parte: con listas abiertas, curricula abiertos (así sabríamos que el líder de VOX, Abascal lleva toda su vida adulta viviendo de instituciones oficiales e incluso autonómicas a las que tanto denosta ahora) y patrimonios a la vista. Pero sólo en parte, la LGS siempre seguirá actuando entre los depredadores ambiciosos, sean estos financieros, empresarios o políticos, los que aspiran a mandar; los poderes fácticos vaya.

Si uno se pasara de rosca en su afán de corregir drásticamente la injusticia del mundo —y hay muchos casos en la Historia, desde el nazismo a los diversos fascismos y los comunismos autoritarios o de Estado—, lo único que conseguiría es crear más problemas en ese delicado balance entre justicia y libertad. El infierno está empedrado con buenas intenciones y, sin ir tan lejos, el siglo XX en Europa de horribles experimentos sociales, o sea, de ‘infiernos’ aquí en la Tierra. Pero nada nos impide soñar con utopías consoladoras a la vista de tanta distopía realmente existente. Así, a mi edad, a pesar de ser bastante sensible a las injusticias, no soy un revolucionario, sino un rebelde y un ansioso y espero que profundo reformista. Inconformista siempre. Oveja negra. Cáscara amarga.

Soñemos. Imaginemos por ejemplo que la conclusión más lógica y por supuesto más honesta de cualquier carrera militar es la deserción, por el convencimiento  absolutamente pacifista alcanzado precisamente en el frente, de que nunca existen motivos éticos para matar a otra gente. Ha habido casos, honrosos desertores, pero no suelen abundar entre militares de alto rango, de coroneles para arriba, porque todos acaban fusilados por los suyos.

Y podemos soñar, efectivamente, que un político abandone su escaño, o su sinecura, su ministerio, su poltrona, abandone su despacho, se baje del coche oficial y sin ser desalojado por ningún rival político, se vuelva contra la mano que le da de comer y le pone piso, esto es, contra su aparato. Pero eso es más raro que el hipotético coronel pacifista que deserta para no matar, porque en todas las mafias, en sentido amplio, el que se mueve no sale en la foto.

La imaginación, y la verdad aunque duela y especialmente si duele, mueve montañas o por lo menos (por lo más) crea grandes obras de arte. Así la novela de Humphrey Cobb (1935). Allí se cuenta el ataque suicida del ejército francés contra las posiciones alemanas en la colina de las hormigas (Ant Hill), un punto estratégico (o no tanto) de vital importancia (no, no tanto) para el desarrollo de la Primera Guerra Mundial, la llamada Gran Guerra (porque aún no se había producido otra aún mayor), se convierte en un fracaso estrepitoso. Para escarmentar a las renuentes tropas con un castigo ejemplar, el general a la vez responsable del ataque y de su estrepitoso fracaso, como suele suceder, convoca un consejo de guerra: tres soldados elegidos al azar por sus superiores son acusados falsamente de cobardía ante el enemigo y se enfrentan a la pena de muerte por fusilamiento. Se ejecuta a hombres inocentes para reforzar la resolución de los otros de luchar. Hay que dar ejemplo y hacerse la foto de grupo sin que nadie salga movido. Senderos de gloria (Paths of Glory), dirigida por un inspirado Stanley Kubrick en 1957 y protagonizada por un sobrio y genial Kirk Douglas (¡qué sigue vivo, bendito sea!) como el coronel que se opone  a su superior, cuenta precisamente la improbable pero real historia de un coronel que no quería convertir en carne de cañón a la tropa bajo su mando. Senderos de Gloria está basada en la historia verdadera de cuatro soldados franceses.
*****

“Es imposible examinar los problemas increíblemente complejos de la vida pública estando atento a la vez, por un lado, a discernir la verdad, la justicia, el bien público, y por otro, a conservar la actitud que conviene a un miembro de tal grupo. La facultad humana de la atención no es capaz simultáneamente de las dos preocupaciones. De hecho todos se quedan con una y abandonan la otra.

Pero ningún sufrimiento le espera a quien abandona la justicia y la verdad. En cambio, el sistema de partidos comporta las penalizaciones más dolorosas por insubordinación. Penalizaciones que alcanzan a casi todo —la carrera, los sentimientos, la amistad, la reputación, la parte exterior del honor, incluso a veces la vida familiar—. El partido comunista ha llevado el sistema hasta la perfección.” Simone Weil, Notas para la supresión general de los partidos políticos, diciembre de 1942- abril de 1943 (edición de Éditions Gallimard de 1957: Ecrits de Londres et demiéres lettres)

Simone abogaba por la supresión de los partidos, pero muerta prematuramente no llegó a ver lo lamentable que era la alternativa de un comunista partido único. Parece que en efecto la democracia parlamentaria es el menos malo de los sistemas políticos. Lo que no quita, añado yo, para que sea bastante malo demasiado a menudo.

El español Manuel Azaña, el sudafricano Nelson Mandela, el austriaco Bruno Kreisky, el sueco Olof Palme, el alemán Billy Brandt,  el estadounidense Franklin Delano Roosevelt, el checo Václav Havel, bajo circunstancias diferentes pero en cierto modo similares, y en contextos y épocas distintas, fueron excepciones que no acataron las leyes de la que yo llamo Ley de la Gravedad Social y volaron alto pagando precios igual de altos. La lista de los que si funcionan a favor de esa gravedad es demasiado larga para colocarla aquí.

****

"En un lejano país existió hace muchos años una Oveja negra. Fue fusilada.

Un siglo después, el rebaño arrepentido le levantó una estatua ecuestre que quedó muy bien en el parque.

Así, en lo sucesivo, cada vez que aparecían ovejas negras eran rápidamente pasadas por las armas para que las futuras generaciones de ovejas comunes y corrientes pudieran ejercitarse también en la escultura." Augusto Monterroso.


domingo, 25 de noviembre de 2018

MI debate sobre la prostitución





Todo comenzó para complacencia
del supremo fascista.

Cuando Caín mató a Abel,

se les olvidó contar

que Adán colocó a la madre

de aquellos en un burdel

(Abel y burdel, riman,

¿os dais cuenta?),

inaugurando

no el oficio más viejo del mundo,

valiente cinismo,

que fue el asesinato,

pero sí el segundo.



Oficio muy comentado.

Y recomendado

por los varones.



Pero las feministas se equivocan,

no es solo un ejercicio de poder,

que también, 

sino de placer.



Pero

si tu placer no es el de ellas,

es trata de blancas

(muy a menudo negritas) y

abuso de poder:

el que paga manda.



Úsalas,

agítalas ante de usarlas:

ponte así y aquí.



Apoyadas en el quicio de la mancebía:

Mostrándose pero invisibles.

¡Olvídalas!



Resumiendo:


Trata de blancas,

trata de olvidadas

y

trata de olvidarlas.



Algunos pensamos

que son seres humanas,

y que pagar para humillar,

como hace tanto empresario,

tanto emprendedor,

tanto proxeneta,

cuando

lo mejor de la vida es  

gratis,es un error y un gran
dolor.



Pasear, mirar, leer, follar, cuidar.