jueves, 4 de enero de 2018

Los feminicidios que nos asolan y los contextos que nos asfixian




La maté porque era mía. La solución pues es que dejen de ser nuestras, de los varones, y pasen a ser de ellas mismas y que los varones nos convenzamos de eso, claro. En España se mata bastante a las mujeres. Lo  suelen hacer los hombres que conviven o convivían con ellas, parejas, maridos y exmaridos, novios y exnovios, pero también padres, hermanos, vecinos y gente que pasaba por ahí. Porque creían que ellas eran suyas. "La maté porque era mía" (La mató porque estaba convencido de que era suya). En otros sitios se mata mucho también a las mujeres, por serlo, por olvidarse de que están tuteladas por varones autorizados. En la India y Pakistán, se llaman crímenes de honor, los practican padres y hermanos y se consideran eximentes, no agravantes. En México, donde son remachotes, es una pandemia; etcétera, un larguísimo y vastísimo etcétera. 

Creo que tenemos un problema, sobre todo lo tienen ellas, pero también nosotros, aquí y en Houston. Tenemos un problema en lugar de tener un poema, un problema de educación. No quiero ponerme pesado, ya sé que insisto mucho en esto de la educación como solución para todo (en realidad, como parte de la solución y por tanto, jamás como parte del problema). Un podrido contexto cultural y social. Se empieza no dando limosna en misa y se acaba quemando conventos, o al revés, no sé. Pero para que haya asesinatos machistas, por mucho desgarro farisaico de las vestiduras que se airee, se precisa un ambiente propicio opuesto, un caldo de cultivo apropiado, una placa petri donde prosperen las bacterias, que tolere y hasta aliente ese machismo, sin casi darnos cuenta, que es como resulta más eficaz. Como dice José Vicente Barcia Magaz, “cada asesino de mujeres ha actuado como una célula durmiente del patriarcado”, que se activa cuando el comportamiento de la víctima (esa minifalda, esas salidas nocturnas de jolgorio desenfrenado, o simplemente no obedecer a su "superior") es percibido como imperdonable por ese contexto cultural de dominio machista. A un cortador de cabezas de Nueva Guinea no le afees que corte más que el vecino en tanto no le cambies ese mismo contexto cultural ¿Me explico?



Perlas


(1) “Las leyes son como las mujeres, están para violarlas”


(2) “La cenicienta es un ejemplo para nuestra vida por los valores que representa. Recibe los malos tratos sin rechistar, busca consuelo en el recuerdo de su madre”.


(3) “La libertad de la maternidad hace a las mujeres auténticamente mujeres” (Parece sacado del Cuento de la Criada de Margaret Atwood; si no la habéis leído, hacedlo; la serie de la tele creo que también está bien, no la he visto)


(4) “La corporación es otra cosa y hay que trabajar mucho, ser mucho más serio y mucho más consecuente, y no ir al ayuntamiento con minifalda y pantalones ajustados”.


(5) “muchas has tenido que chupar para estar donde estas”.


(6) “en nuestro grupo nadie ha dedicado un euro a arreglarse el felpudo”


(7) “Hay que convivir con la economía sumergida como con algunas mujeres. No se las puede eliminar”. 


(8) “La mayor parte de las denuncias por violencia de género son falsas”


(9) “no hay mujeres feas, hay copas de menos” y “la violencia machista no existe”.


(etc.) He omitido charlas de bar, comentarios entre colegas, piropos bestias o poéticos, sólo he elegido unos pocos, insisto, unos pocos entre muchos comentarios de… 




Perpetradores de las perlas de arriba


1.- José Manuel Castelao, antiguo diputado del PP. O sea, antiguo (y desgraciadamente presente)

2.- Ana Botella, antigua alcaldesa de Madrid por el PP y esposa esposísima de José María Aznar, antiguo presidente de España. O sea, antigua (y desgraciadamente presente).



3.- Alberto Ruiz Gallardón, antiguo alcalde de Madrid, antiguo presidente de la Comunidad de Madrid, ambos cargos por el PP. O sea, antiguo (y desgraciadamente presente)



4.- Domingo González Arroyo, antiguo presidente del PP de Fuerteventura a la antigua alcaldesa por el CC de La Oliva. O sea, antiguo (y desgraciadamente presente)



5.- Rafael Sánchez-Acera, antiguo portavoz del PSOE de Alcobendas a la antigua concejala de UpyD del mismo ayuntamiento. O sea, antiguo (y desgraciadamente presente)



6.- Matías Llorente, antiguo viceportavoz del PSOE de León. O sea, antiguo (y desgraciadamente presente)



7.- Alfonso Guerra, antiguo vicepresidente de España por el PSOE y antiguo vicesecretario general del PSOE. O sea, antiguo (y desgraciadamente presente)



8.- Toni Cantó, antiguo actor, antiguo diputado de UpyD, actual diputado de Ciudadanos. O sea, antiguo (y desgraciadamente presente)



9.- Sadat Maraña, antiguo líder de Ciudadanos de León, expulsado del partido por demasiado ultra. O sea, antiguo (y desgraciadamente presente)



Todas estas frases están extraídas fuera de su contexto, no pretendo manipularlas. No hace falta. Parte de ese contexto es que todas son frases pronunciadas por políticos españoles cuando estaban en activo y en muchos casos siguen estándolo, es decir, son varones que nos ‘representan’ ¿Nos representan? Me temo que en gran parte sí. George Bernard Shaw:"La democracia es el proceso que garantiza que no seamos gobernados mejor de lo que nos merecemos". Y si ciertos países, incluso muchos, tienen malos políticos y gobernantes pésimos es porque no tienen, al menos en parte, buenos ciudadanos, una pescadilla tan viciosa que se muerde la cola (¿se me oye?, porque esto no se puede decir, sobre todo si eres político). 

Frases sacadas fuera de su contexto, aquí no tengo espacio ni ganas de volverlas a meter en su contexto, en sus parlamentos, en sus asambleas, en sus declaraciones a los medios de comunicación. Pero si las volviera a introducir en sus contextos, ¿acaso eso no las agravaría aún más, en lugar de relativizarlas?


Este es un país machista, como lo es México y hasta Noruega (aunque menos), y sí, vale, en todas partes cuecen habas, las habas son las mujeres, luego este es un mundo básicamente machista, todavía ¿por cuánto tiempo? No seamos tontos y nos consolemos con el mal de todos.

Se ataca, estoy convencido de ello, no sólo a la mitad más débil (en cierto sentido) de la humanidad, sino a la mejor mitad. No mitifico a las mujeres, aunque las adoro, durante toda mi vida de varoncito he querido follar con ellas, luego conocerlas y convivir con ellas: hablo en promedio. Hay mujeres idiotas, incluso entre las feministas, —la única revolución en marcha de cierto éxito, eso sí: limitado geográfica y temporalmente—, incluso pienso que el machismo es una enfermedad genética de transmisión sexual, aún más extraña que otras conocidas como la hemofilia y como el daltonismo: la padecen las mujeres (las víctimas), la transmiten las mujeres (las madres de los machistas) y la practican los hombres. Pero en conjunto creo que las mujeres, insisto, en promedio— son mejores y nos irá mejor a todos cuando alcancen ellas mayores cuotas de decisión e influencia (me niego a llamar a eso con el palabro anglotraducido de ‘empoderamiento’)


Venga chicas, ¡vosotras a lo “vuestro”!, (que es lo mío) Lástima que me haya pillado tan mayor, porque cuando os liberáis me liberáis de paso a mí.


12 comentarios:

  1. Soy modelo 58, casi contemporáneos son estos avisos publicitarios: http://www.businessinsider.com/26-sexist-ads-of-the-mad-men-era-2014-5/#52-this-ad-makes-light-of-domestic-violence-3
    Lo que me parece más bonito es que los creativos publicitarios y sus empleadores hacian gala de su ingenio mostrando lo estúpidos que eran...
    Hemos, estimado amigo, recorrido un largo camino, como Virginia Slims.
    Claro que cada victima es un bajón, y que cada rubia que gana menos que el boludo del marido sólo porque es una fémina, un desperdicio y socialmente muy poco eficiente. Pero muchas batallas se han ganado, y el resultado de la guerra no pinta bien para los machistas.

    ResponderEliminar
  2. Estoy muy en desacuerdo con esta entrada. Por partes:

    1- España es un país bastante seguro en general, y muy en particular para las mujeres. La prevalencia de asesinatos en que la víctima sea mujer sólo alcanza el 21%... De hecho, los uxoricidios son estadísticamente irrelevantes, aunque moralmente nos parezcan repugnantes.
    Por lo tanto, decir que "en España se mata bastante a las mujeres" es básicamente falso, a no ser que consideres que un asesinato sea ya bastante. Poco margen nos da eso para hablar de mejoras, con franqueza.

    2- Los uxoricidios no son feminicidios. Feminicidios son los asesinatos de psicópatas centrados en mujeres de cualquier edad y de algún que otro asesino en masa cuyos principales objetivos fueron mujeres. Por mucho que se pongan algunos, los cabrones que matan a sus mujeres no la emprenden contra cualquier mujer (antes al contrario, muchos se sorprenden porque era simpático y servicial).

    3- Ojalá se le pudiera echar toda la culpa a un ente, llámese patriarcado o el Diablo, pero no estoy convencido de que todo asesinato machista sea culpa del patriarcado. De hecho, quizás diría que el patriarcado o cualquier otro sistema que distorsione la realidad antes bien impide asistir a las víctimas de violencia de género que a cometerla (incluyendo los asesinatos). Algunos maltratadores sí son la consecuencia de una mala educación, pero otros parecen responder a casos de psicosis, adicción o incluso paranoia (¿Qué son, si no, los celos patológicos?). Si les das un cierto marco cultural, se favorece la violencia… Pero no necesariamente de “condonación”, porque, oficialmente, pegarles a las mujeres es considerado uno de los colmos de la vileza, junto a pegarles a los niños.
    Es decir, el patriarcado antes perjudica a los buenos que podrían ayudar que a los que ya serían probablemente malos. Por otro lado, la violencia es proporcionalmente mayor entre parejas de mujeres que entre parejas de hombres… ¡Caray con el patriarcado!

    4- Infames frases, pronunciadas por seres aún más infames, pero por fortuna la ley no la aplican los políticos, sino los jueces, la policía y otros organismos públicos. Y menos mal, habida cuenta de que los políticos ni la cumplen. De hecho, España sorprendió al mundo con la ley de Violencia Integral contra la Violencia de Género, hito extraordinario.

    5- No entiendo por qué tantas comparaciones con otros países (esto va también por la publicidad americana que enlaza Chófer Fantasma). De hecho, el ejemplo de Noruega es muy malo, porque los países nórdicos tienen mala fama de tener muchos casos de violencia de género, de hecho Noruega ha registrado un aumento del 500% de 2010 a 2015. ¡Qué obsesión con que los nórdicos son mejores en todo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El rábano por las hojas, Capolanda, esto no iba de estadísticas, lo que le pasa a un hombre le pasa a todos los hombres, escribió Borges, lo mismo para las mujeres; una mujer muerta son demasiadas muertas, lo que es decir, bastantes. En cuanto a tus eruditas preferencias terminológicas, como uxoricidios mejor que feminicidios, me parece estupendo, yo tengo las mías.

      Eliminar
  3. Estoy seguro, como tú, que es una cuestión de educación, pero no sabría decir cómo debería tratarse en el contexto educativo. Cada vez que sucede uno de estos casos y hay mucho ruido mediático alrededor y se comenta y se trata en clase, un porcentaje de adolescentes asume y justifica el rol violento, generalmente por provocación, por posicionarse en contra de la opinión dominante. Me pregunto qué porcentaje de "provocadores" asumirá más tarde el rol de maltratador. Seguramente se trate de un porcentaje muy bajo, pero lo que está claro es que el rechazo popular les reafirma en su postura. Así como el sentimentalismo que se desencadena en estos casos de violencia alrededor de la víctima.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo tengo las mismas dudas que tú, y encima tengo menos experiencia como educador. Esas dudas también se extienden al tratamiento de esos sucesos en los medios, ¿hay que mostrarlos siempre? Supongo que lo que hay que hacer es escuchar a los que tratan profesionalmente con estos casos de violencia más que a los periodistas o que a los políticos, que funcionan “en caliente” tras cada suceso luctuoso. Igual que me desagradan las hordas que se congregan a las puertas de juzgados y comisarías y que me recuerdan a los linchadores. Sin embargo y en cualquier caso, no creo que sea muy distinto, que educar en el respeto en general, a la mujer, al débil, al igual, al que disiente, generar la idea de que ‘dominar’ es algo feo, que está mal visto, aunque sea dominar en una discusión: entre llevar razón y ser amable, elige ser amable, siempre.

      Eliminar
  4. La ideología es muy importante; pero también la ideología que se filtra a través del ocio... Es muy común, demasiado común, un ocio que como dices está destinado a crear la ilusión de dominación violenta del otro (cine, videojuegos, determinados deportes, inclusive). Nadie parece percatarse de ello; de que no hay inocencia en el consumo de la violencia de manera indiscriminada (aunque forme parte de una ficción), de que "estilizarla", esto es, "estetizarla" le confiere un cierto estatus... Y que que el paso de lo simbólico a la experiencia real es en muchos casos, sobre todo en individuos no formados, muy fácil.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los jóvenes tienen una ventaja sobre los adultos mayores y es que a pesar de su impertinencia, rebeldía o ganas de llevar la contraria, saben que no están formados, pero los mayores creen tener criterios inamovibles, y a esos ¿los damos por imposibles? En cuanto a la violencia como elemento de nuestros ocios… es otro motivo por el que considero a las mujeres en promedio mejor que los varones: les ‘pone’ menos

      Eliminar
  5. También yo pienso que se ataca a la mejor mitad de la humanidad, y creo que no es casualidad: se la ataca por serlo, y es fácilmente atacable por los mismos motivos por los que es la mejor mitad (menos inclinación a la violencia). Hay algún rasgo de la especie: el de disfrutar con el ejercicio del poder, con el sufrimiento y el sometimiento del otro, que se da con más fuerza y más frecuencia en el sexo masculino. El uso de la fuerza nos resulta placentero y, para muchos varones -quizás para todos, en principio, y quizás por tanto solo mediante un esfuerzo deliberado y consciente es posible deshacer esta asociación- es un disfrute naturalmente asociado al del sexo, un disfrute que consideramos como una prerrogativa natural, inherente al impulso sexual. Creo que este simpático rasgo es uno de los motivos por los que, efectivamente, los varones constituimos la mitad inferior de la especie, y necesitamos un esfuerzo añadido para "humanizarnos", en un proceso en el que ellas nos llevan un estadio de ventaja -teórica- que, en la práctica, les supone una clara desventaja. Del mismo modo que el niño sensible, intelectual y moralmente más evolucionado que sus compañeros, se encuentra en desventaja frente al matón del patio y se convierte, además, en su víctima natural, porque encarna lo que el matón no tiene y lo que, oscuramente, teme por saberlo superior.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bastante de acuerdo. Especialmente con la analogía del matón de colegio y el chico sensible y puteado. O el hecho, para mi indudable, que ellas en promedio están más humanizadas que nosotros en ídem. La única salvedad es distinguir entre lo masculino (yo estoy muy contento con mi suerte de haber nacido varón) y lo machista, que tan sutilmente a veces contamina lo anterior.

      Eliminar
  6. Una de las joyas que citas la atribuyes a Domingo González Arroyo, político majorero conocido como "El marqués". Yo lo conocí y puedo asegurarte que era una persona despreciable, un cacique del más rancio estilo, corrupto hasta las cachas y, por supuesto, machista sin ninguna vergüenza. En la actualidad, afortunadamente, está inhabilitado. Algún día a lo mejor me animo a contar otras perlas bastantes más asquerosas que la que citas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, me imagino que el susodicho individuo no será un prodigio de civismo ni moral

      Eliminar

Ansío los comentarios.Muchas cabezas pueden pensar mejor que una, aunque esa una sea la mía