sábado, 24 de diciembre de 2016

La cueva y la democracia



No todas las metáforas de cuevas se acaban en la de la caverna de Platón. Esta otra era una cueva bellísima en sus formaciones, de difícil y meritorio acceso, plagada de estalactitas y estalagmitas y colonias de adormecidos murciélagos. Repentinamente todo ha cambiado. La sima CJ-3 en Soria, de 50 metros de profundidad, se ha quedado sin oxígeno y se ha vuelto letal, inhabitable. Se encuentra en un paraje que a mí me gusta mucho y que visito de vez en cuando, El Cañón del Río Lobos, cerca del pueblito de Casarejos, con un solo bar y una sola iglesia, pero muchos establos. Los buitres leonados trazan sus círculos en un cielo siempre limpio. No es que no tenga oxígeno, lo tiene, pero en un porcentaje del 17’5 % cuando el aire exterior es del 21; suficientemente escaso para ser irrespirable. Como no es zona volcánica ni de seísmos —una de las posibles causas de la rareza en oxígeno— lo más probable es que su estructura en forma de saco, con una entrada vertical de 50 metros y una galería cerrada de 30 haya causado una proliferación de bacterias que emiten CO2. Así que los geólogos que la han explorado han recomendado colocar una verja para que nadie se adentre en ella. Yo lo veo como una metáfora de la democracia parlamentaria. Algunos, la mayoría, de los señores diputados se han adaptado a vivir en un ambiente enrarecido, en la obediencia unánime no de sus electores que habitan fuera, sino de los partidos que les han colocado dentro. Otros, recién llegados, parece que lo que quieren es dinamitar la cueva, olvidando que en su día fue tan hermosa como habitable. Y como toda cueva que se precie, contiene un tesoro. Feliz Navidad para los que les gusten los establos.


6 comentarios:

  1. Hermosa metáfora la de la cueva CJ-3 soriana. Describe muy bien los aspectos mas criticos del actual mundo parlamentario y sus connotaciones se pueden aplicar también a la sociedad que lo sustenta.

    Feliz Navidad

    Paco

    ResponderEliminar
  2. Ja ja. Muy fino. ¡Los establos! ¡Tantas historias de misterio inspiradas en ellos! ¡Feliz Navidad!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo prefiero el ganado sin estabular, incluso el cimarrón.

      Eliminar
  3. Pues me llama la atención. Siempre pensé que nuestros diputados eran unineuronales, no unicelulares.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienen dos neuronas, pero no se hablan entre ellas

      Eliminar

Ansío los comentarios.Muchas cabezas pueden pensar mejor que una, aunque esa una sea la mía