sábado, 19 de noviembre de 2016

Rojo: ¡Pasen, señoras y 'señoros'!



Hubo un episodio en la China de Mao que ejemplifica hasta  qué extremos grotescos llegó la censura en su afán de glorificar la figura del máximo líder y de la Revolución. Se propuso que los semáforos invirtieran la secuencia de paso de forma que fuera el rojo y no el verde el que permitiera avanzar. También se sugirió que en los desfiles todas las formaciones militares girarán y sobre todo variaran sólo a la izquierda, pero eso planteaba problemas de espacio casi irresolubles para su despliegue en las explanadas, generando espirales crecientemente amplias imposibles de constreñir al cabo de pocos movimientos en un espacio necesariamente limitado. Los astrofísicos chinos tenían rigurosamente prohibido utilizar el término de 'manchas solares' ya que en chino el término significa literalmente 'manchas negras en el Sol', siendo el negro el color de los contrarevolucuionarios, como lo era el rojo de los revolucionarios.

Estas anécdotas pueden tomarse como ejemplos de los extremos demenciales a los que puede llegar un régimen autocrático en su afán de controlar toda la sociedad hasta en los más nimios y no sólo mínimos asuntos, pero yo creo que también ejemplifica un afán al que no se sustraen las democracias, y es el de ‘quedar bien’, de forma políticamente correcta con sus seguidores y el de ser, como se suele decir, 'más papistas que el papa'. Esta corrección política quizás no llegue a los patéticos extremos de la China de Mao, pero, por ejemplo, contamina perversamente el lenguaje, que ahora nos pretende obligar a prescindir de arraigados genéricos neutros tomados por masculinos y hablar de diputados y diputadas y un tedioso etcétera. ¿O acaso eso no es también ridículo? Y no sólo ridículo, porque desencadena persecuciones.  En el caso de los semáforos que cedieran el paso en rojo, el sensato Zhou Enlai, siempre tan diplomático, consiguió disuadir a los ocurrentes jovenzuelos de la Guardia Roja, pero, en cambio, a un dibujante y diseñador de papel moneda le enviaron a un campo de trabajo como castigo por haber colocado en un billete de yuan un grupo de campesinos en una esquina, y el que llevaba una pala figuraba encima del que empuñaba una hoz, lo que se interpretó como un deseo velado por parte del dibujante de erradicar el régimen comunista. Sería interesante constatar cuántas de estas ocurrencias desencadenan en nuestro entorno como se suele decir, si no persecuciones, sí virulentas discusiones que han generado simples y bobas ocurrencias, y cuánto tiempo se desperdicia en tales chorradas. Por otra parte, ser más papista que el papa también puede acarrear problemas; un campesino chino sufrió diez años de prisión por haberle añadido en su casa un barroco marco al retrato del Gran Timonel. Barrocos marcos son los que añaden a nuestro idioma tanto bobo políticamente correcto.

3 comentarios:

  1. Pues sí, lo políticamente correcto no es algo nuevo, es el nuevo tabú, sólo que algo más suave que los de una dictadura civil o religiosa. Bien nos vendría que hubiera más gente dispuesta a razonar que a castigar, como Zhou Enlai.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hitler no era el miembro más avispado entre los nazis, y Mao no dejaba de ser un chino gordo y no muy culto al lado de Zhou Enlai, lo mismo que Fidel frente a Camilo Cienfuegos, o Felipe González frente a Rubalcaba o Javier Solana; por alguna razón esos hombres tenían un tirón ante las masas y sus propios correligionarios que no tenían otros mejor preparados

      Eliminar
  2. La estúpida manía de usar ambos géneros, o de sustituir las palabras que lo tienen masculino ("los ciudadanos") por otras que lo tienen neutro ("la ciudadanía), y todos los demás irritantes tics en que han dado los que creen que el lenguaje es un vehículo de costumbres machistas y un lugar adecuado para combatirlas, tiene sus ventajas: a mí, por ejemplo, me sirve para clasificar como cretino, directamente, a cualquiera que oiga/lea usarlas, y me ahorra mucho tiempo de atención. A partir de la primera aparición de una de estas gilipolleces, ya sé que nada de lo que diga será interesante. Me pasa igual con algunas palabras que se están poniendo de moda, como "empoderar". En cuanto alguien habla de "empoderar" a alguien, ya sé que, como mínimo, es tonto perdido, y probablemente algo peor.

    Pero, como bien dices, tiene serios inconvenientes cuando se pretende imponerlas. Hay ya instituciones en manos de este género de imbéciles que imparten normativas, libros de estilo, directrices y otras pamplinas en las que se indica que es así como debe hablarse y escribirse. Hay correctores de estilo que añaden femeninos, sustituyen neutros y miran mal a los autores que no respetan las nuevas cucamonas litúrgicas pseudofeministas. No sé cuánto tardarán en multarlos, o en escracharlos, o en enviarlos a campos de reeducación, pero si no queremos que eso llegue deberíamos a empezar a reaccionar contra esta gilipollez más virulentamente que con nuestra mera burla.

    ResponderEliminar

Ansío los comentarios.Muchas cabezas pueden pensar mejor que una, aunque esa una sea la mía